fbpx

La artrosis es una enfermedad reumática que lesiona el cartílago articular. En esta afección los cartílagos de la rodilla se desgastan por la actividad realizada y la edad del paciente, provocando dolor e inflamación y una de las lesiones de rodilla más habituales.

También existen otras lesiones de rodilla que se presentan con frecuencia, especialmente en deportistas:

  • Esguince. Cuando uno o varios ligamentos de la rodilla sufren un excesivo extiramiento, ya sea por una tracción o retorcimiento, puede provocarse este tipo de lesión.
  • Distensión. Puede producirse por un movimiento brusco, caída, golpe o fuerte torsión del tejido que hace superar la amplitud normal de un músculo o tendón.
  • Lesión condral o lesión en el cartílago de la rodilla. Es aquella que se produce en el cartílago articular, el tejido que recubre el hueso de nuestras articulaciones. Los cartílagos de la rodilla, también llamados meniscos, actúan como amortiguadores de la articulación.
  • Rotura de ligamentos. Se trata de una lesión bastante habitual entre deportistas profesionales, especialmente en aquellos deportes en los que hay que correr, saltar, detenerse o cambiar de dirección con frecuencia.

¿Estás buscando un especialista en lesiones y tratamiento del dolor de rodilla?

En KLINIK PM contamos con un traumatólogo en Alicante con más de 15 años de experiencia en el tratamiento del dolor y lesiones de rodilla, ¡infórmate sin compromiso!

Principales síntomas de las lesiones de rodilla

En casi todas las ocasiones, las lesiones relacionadas con la rodilla, presentan uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dolor.
  • Hinchazón.
  • Inestabilidad en la articulación. La rodilla puede quedar bloqueada o ceder.

Diagnóstico y tratamiento de las lesiones de rodilla

Este tipo de lesiones se diagnostican a través de un examen médico acompañado de diversas pruebas tales como radiografías, ecografías o una resonancia magnética.

Como posibles tratamientos para las lesiones y dolor de rodilla, se incluyen los siguientes:

  • Reposo.
  • Aplicación de hielo con el objetivo de disminuir la inflamación.
  • Compresión y elevación de la rodilla.
  • Protección de la articulación para evitar que siga dañándose.
  • Analgésicos y antiinflamatorios para calmar el dolor de rodilla.
  • Para las lesiones más complicadas y graves, el médico puede recomendar fisioterapia o cirugía.

¿Sientes dolor o tienes una lesión en la rodilla?

Visita nuestra clínica de traumatología y tratamiento del dolor crónico en Alicante, ¡pide cita ahora!